Cómo prevenir y tratar las ampollas

Estás corriendo y de golpe notas un pinchazo en el pie, no le das mucha importancia en ese momento, pero cuando acabas de entrenar y te quitas los calcetines tienes una ampolla.

Esa acumulación de líquido producida por la fricción, que es tremendamente dolorosa y que te va a impedir correr con normalidad durante los próximos días.

No es algo grave, pero claro con ese dolor correr es un suplicio.

Cómo prevenir la aparición de ampollas al correr

La aparición de ampollas es más habitual en corredores noveles que en corredores experimentados, supongo que estamos más curtidos, aunque es cierto que depende de cada uno.

Hay varios factores, sobre todo usar unos calcetines adecuados, que sean técnicos, olvídate de los de algodón de dos líneas, esos que se usaban antes… el estreno de zapatillas o el rodaje de una distancia considerable.

Sea por el motivo que sea, para prevenir la aparición de ampollas lo más tradicional siempre ha sido la vaselina, que la puedes encontrar en la farmacia o incluso en el supermercado.

Te embadurnas todo el pie antes de comenzar y de esta manera tienes una barrera protectora.

Existen también cremas antifricción que podrían servirte.

Algo que dicen que va muy bien son los baños de agua con sal, no solamente para prevenir (endurece) sino para tratar las ampollas.

Cómo tratar las ampollas

Supongamos que ya te ha aparecido la ampolla y por tanto ahora toca saber cómo ponerle remedio.

Sobre todo, cosas que no debes hacer nunca, no rebientes la ampolla, no intentes recortarla… etc. ya que se podría infectar.

Dicho esto, hay quien con una aguja saca el líquido, aguja que previamente ha sido esterilizada, pero nadie te lo va a recomendar, a pesar de que puede ser que este remedio, tan casero funcione.

Lo ideal es realizar curas tradicionales, tienes en el mercado las típicas compeed, que funcionan muy bien, esas tiritas que ayudan a cicatrizar y a aliviar un poco el dolor.

También puedes optar por remedios como aplicar povidona yodada*, y esperar a que reseque… y si tienes que salir a correr puedes no pasa nada por embadurnarte con vaselina.

Si vives cerca del mar, es ideal poner los pies en remojo… un paseo por la playa.

Dato curioso sobre la povidona iodada… hace ya unos cuantos años, os estoy hablando de 20 años atrás, en las farmacias teníamos tintura de yodo, que a mí personalmente me gustaba más, también escocía más al ponértelo, pero inmediatamente después sentías un gran alivio.

Un día fui a la farmacia y me indicaron que la tintura de yodo no se vendía, que ahora era povidona yodada, porque la tintura era «corrosiva».

Hoy en día puedes encontrar en internet también tintura de yodo, normalmente en las farmacias solamente te venderán la povidona, supongo que esto es cuestión de gustos, pero me da la sensación que la tintura era más eficaz.

Mucha paciencia en los entrenamientos hasta que desaparezcan las molestias y si es necesario parar, pues tampoco tiene que ser un drama, que en unos días seguro que desaparece.

Deja un comentario