¿Cuántos días a la semana debo entrenar?

Cuando alguien comienza a correr suele preguntarse si será necesario entrenar todos los días, y aunque no te lo creas, el descanso también forma parte del entrenamiento.

Básicamente se trata de trabajar en las sesiones aspectos como la resistencia o la resiliencia, pero para que esas sesiones surjan efecto debes descansar, ya que es a partir de ahí cuando tu cuerpo asimila precisamente los entrenos.

Una de las claves de los corredores de fondo de larga distancia de países como Etiopía o Kenia, que son exitosos, se encuentra entre otros aspectos, en saber como deben entrenar y descansar, combinando ambos aspectos.

Y eso teniendo en cuenta que se trata de atletas de élite, que solamente se dedican a eso y no tienen que compaginarlo con obligaciones laborales o familiares.

Por tanto en tu plan de entrenamiento (aunque sea un plan mental…) deberías tener en cuenta que como mínimo deberás contar con uno o dos días de descanso.

Que sean días de descanso de correr no significa que tengas que estar sin hacer absolutamente nada, puedes mantenerte activo, lo ideal es que esos días de descanso sean días laborables o días en los que trabajes, ya que de alguna manera tampoco serán excesivamente sedentarios (a menos que teletrabajes desde casa…).

Ten en cuenta, que esos días de descanso sería muy interesante ubicarlos en tu agenda tras algunas sesiones que requieren un esfuerzo mayor, por ejemplo una tirada larga o unas series.

¿Qué ocurre si corro todos los días?

Aunque es cierto que algunos runners salen a correr absolutamente todos los días, esto dependerá, como siempre, de las características y objetivos de cada uno.

Correr todos los días puede que no sea la mejor idea, antes o después es probable que tu cuerpo te pida un descanso, un kit kat o un parón.

Lo que está claro es que si correr todos los días, las sesiones no podrán (o no deberán) ser todas con la misma intensidad ni distancia.

Tener el hábito de correr está genial, pero si no lo compaginas con otras actividades (bicicleta, gimnasio…), e incluyes el descanso para días puntuales de manera planificada, entonces tienes más posibilidades de sobreentrenamiento y de lesión que si no lo haces.

Por tanto, la recomendación es que intentes buscar hueco para ese día de no correr, verás como al volver tras ese día notarás beneficios.

Deja un comentario